fbpx
Menu

Entradas destacadas

Implicaciones para el turismo en Canarias de la Epidemia del coronavirus Covid-19. A pesar de su com…

06-03-2020

José Luis Arocha Hernández Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Master en Salud Pública y...

BROTE DE LISTERIOSIS EN ESPAÑA.

01-10-2019

La clave está en el sistema de autocontrol. Según un informe de la BRC (British Retail...

Presencia de Pseudomonas y otras bacterias en piscinas. Medidas correctoras y preventivas a aplicar.

01-08-2019

José Luis Arocha Hernández Médico Epidemiólogo. Máster en Salud Pública Responsable técnico de GYD. Asesores en Salud...

Amebas comecerebros y otros bichos similares que viven en las piscinas y que pueden hacer daño a los…

20-05-2019

José Luis Arocha Hernández Médico Epidemiólogo. Máster en Salud Pública Responsable técnico de GYD. Asesores en Salud...

El Ministerio de Sanidad prepara un nuevo Real Decreto para la prevención de la legionelosis.

25-03-2019

GYD realiza aportaciones para la nueva redacción en 8 puntos clave. 1. Cambiar el modelo organizativo. Sin...

GYD apuesta por la calidad

28-02-2019

Este mes de febrero dos de nuestros trabajadores y colaboradores, José Luis Arocha y Mónica...

Noticias

Implicaciones para el turismo en Canarias de la Epidemia del coronavirus Covid-19. A pesar de su complejidad, algo debemos estar haciendo bien.

José Luis Arocha Hernández

Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.
Master en Salud Pública y Epidemiología. Oficial Sanitario.
Consejero de GYD. Asesores en Salud Pública.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
EPP-Health (Epidemiología, protección y prevención)®

La aparición de epidemias, como fue en su momento el SARS o la Gripe A (H1N1) y ahora el Coronavirus Covid-19, preocupa al sector turístico, y con razón. En todas las ocasiones anteriores, incluso con un menor número de casos y menor diseminación tuvieron repercusiones en este sector que en Canarias representa algo más del 30 % del PIB.

La cuarentena a que ha sido sometido el hotel H10 Costa Adeje sienta un precedente importante que sólo una evaluación futura, cuando la crisis termine, nos permitirá determinar su verdadero alcance.

Mientras tanto, en el momento actual, en el que se va evidenciando que el Covid-19 tiene una alta capacidad infectiva, con un crecimiento que no para y que la diseminación global parece que ya no es evitable, la valoración que hago como epidemiólogo es que en esta crisis algo debemos estar haciendo bien pues la detección de casos en un espacio relativamente limitado como es un hotel habiéndose garantizado un control de su difusión implica que detrás hay muchas medidas de control que han funcionado.

Hasta hace poco, lo habitual es que en enfermedades altamente contagiosas como son las infecciones virales de transmisión respiratoria o múltiples, a partir de los primeros casos terminan afectando a un número importante de las personas alojadas en el establecimiento, y no ha sido el caso.

Sin duda la rápida detección y la intervención de los epidemiólogos y de la Autoridad Sanitaria con medidas de contención y aislamiento de casos han tenido algo que ver. Pero no ha sido la única razón por la que creemos que este control ha sido eficiente, al menos hasta el momento actual.

Mucho ha tenido que ver con todo esto la aplicación de los denominados protocolos POSID (Prevention Of Spread of Infectious Diseases) que desde hace algunos años se vienen aplicando en el sector. Estos protocolos están orientados, fundamentalmente, al control de infecciones como los norovirus, los adenovirus o la gripe común, cuyo mecanismo de transmisión es similar al actual coronavirus.

Su implementación, que inicialmente ha sido una propuesta de los turoperadores a los establecimientos hoteleros, ha demostrado una gran eficacia haya donde se han aplicado en toda su dimensión pues se trata de poner al servicio de la hostelería el método científico epidemiológico para el control de enfermedades transmisibles.

Este protocolo tiene tres ejes en los que se basa y que, en resumen, son:

  • La prevención primaria (actuar antes de que aparezca ninguna enfermedad). Las actividades fundamentales de prevención son:

    • Llevar una adecuada política de lavado higiénico de manos;

    • Implementar planes de limpieza y desinfección de habitaciones y zonas comunes

    • Llevar un control de enfermedades transmisibles en trabajadores y política de vacunaciones.

  • En prevención secundaria, (actuar muy rápidamente ante el primer o primeros casos):

    • La rápida detección de casos entre trabajadores y clientes, garantizándose la coordinación con servicios médicos;

    • La rápida actuación ante el primer o los primeros casos que pudieran aparecer con la aplicación de medidas y recomendaciones de aislamiento y control;

    • La limpieza y desinfección ambiental especializada y de descontaminación de zonas posiblemente contaminadas.

  • En prevención terciaria:

    • La coordinación de servicios médicos para el control de casos;

    • La realización de encuestas epidemiológicas para determinar el origen y las causas; y,

    • Asegurarse una política de comunicación entre los clientes y los trabajadores para evitar situaciones de desinformación y miedo infundado.

A pesar de la complejidad aparente de la aplicación de estos protocolos, la experiencia nos va demostrando que sólo con la aplicación de la prevención primaria, que es la que mayoritariamente se aplica actualmente, se consigue controlar la diseminación un grado alto. Si a esto se suman las medidas de aislamiento y control como se han aplicado en este caso, se asegura un control que en pocos ambientes actuales se pueden garantizar. Me interesa resaltar que si estas medidas previas no se hubieran venido aplicando, la eficacia de las medidas de aislamiento propuestas por la Autoridad Sanitaria no habrían tenido el impacto que en estos momentos están teniendo en la contención de la diseminación de la enfermedad. Aprovecho para felicitar a la cadena H10 ya que sin duda su buen hacer ha tenido mucho que ver con esta imagen de profesionalidad y con la capacidad de gestión y de control.

Podemos afirmar sin temor a equivocarnos mucho que, hoy por hoy, posiblemente sea más seguro estar en un hotel que aplique correctamente este protocolo POSID que en las situaciones a las que nos enfrentamos en la vida cotidiana en nuestro entorno.

Dar garantías a los actores (clientes, turoperadores y población general) de la correcta aplicación de estos protocolos de prevención es la mejor medida que se puede impulsar para generar confianza.

Hasta ahora, estas medidas de prevención primaria vienen siendo aplicadas por los establecimientos hoteleros sin la colaboración de la Administración Sanitaria, pero una aplicación en toda su amplitud de la prevención secundaria y terciaria van a requerir la colaboración de epidemiólogos, médicos asistenciales y , sobre todo, de la Administración Sanitaria por lo que, en mi opinión, ponerse a trabajar conjuntamente en ello y avanzar en la aplicación científica y sistemática de estos protocolos es garantizar la protección de la salud y la prevención de la enfermedad y lanzar un mensaje claro y contundente de seguridad y protección que es lo que todos esperamos y necesitamos.

Las Palmas de Gran Canaria, a 6 de marzo de 2020.