Menu

Entradas destacadas

El Ministerio de Sanidad prepara un nuevo Real Decreto para la prevención de la legionelosis.

25-03-2019

GYD realiza aportaciones para la nueva redacción en 8 puntos clave. 1. Cambiar el modelo organizativo. Sin...

GYD apuesta por la calidad

28-02-2019

Este mes de febrero dos de nuestros trabajadores y colaboradores, José Luis Arocha y Mónica...

Legionelosis en Canarias

05-02-2019

¿nos podemos fiar de los datos oficiales? ¿Son creíbles? José Luis Arocha Hernández Médico Especialista en Medicina...

Declaración de la Sociedad Canaria de Salud Pública sobre "Turismo y Salud"

12-11-2018

(BORRADOR: pendiente de aprobación por parte de la Junta Directiva)   La indiscutible importancia, especialmente económica, que...

Implementación de los protocolos POSID: Una necesidad imperiosa.

14-06-2017

UNA NECESIDAD IMPERIOSA Han sido muchas las Federaciones Hoteleras que han denunciado durante los últimos meses...

Una vuelta de tuerca más en la responsabilidad de los hoteleros: la sanitaria.

14-06-2017

          Muchos de los brotes y enfermedades aparecidas en turistas que...

Noticias

Legionelosis en Canarias

¿nos podemos fiar de los datos oficiales? ¿Son creíbles?

José Luis Arocha Hernández

Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y Máster en Salud Pública y Epidemiología

La hipótesis que planteo en esta reflexión documentada es que las cifras que manejamos sobre la legionelosis en Canarias están muy lejos de la realidad y esto no ayuda a poner medidas para su solución, haciendo que los Servicios Sanitario se confíen e, incluso, crean que lo están haciendo bien.

Los datos aquí mostrados son recogidos de estadísticas oficiales y de trabajos científicos.

Canarias exhibe una de las tasas más bajas de legionelosis por habitante de toda España. Así lo muestra el cuadro 1, tomado de la página oficial de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias y referido al año 2015.

Cuadro 1

Desde su registro en 1997, el número de casos autóctonos ha evolucionado con oscilaciones entre los 5 y los 24 casos anuales (ver cuadro 2). La legionelosis detectada a través de la Red Europea de Vigilancia Epidemiológica (ECDC) sobre los casos aparecidos en turistas extranjeros se ha mantenido o, incluso incrementado durante las dos últimas décadas.

Como vemos, el número total de casos declarados se mueven entre 10 y 34 casos anuales. De estos, aproximadamente la mitad se producen en turistas, en los que la ECDC recoge los casos que son declarados en otros países (línea naranja); aproximadamente la otra mitad son declarados en Canarias.

Teóricamente la incidencia de casos es baja e impresiona que en Canarias la legionelosis está controlada, tener entre 5 y 25 casos en personas de las islas no es mucho ya que es menos de la mitad de tasa media declarada a nivel nacional. Sin embargo, es mi hipótesis que esa no es la realidad y posiblemente haya un número de casos que no se declaran porque no se detectan.

Cuadro 2

cuadro2

Si nos comparamos con las Islas Baleares, que, además de que son islas como Canarias, reciben un número similar de turistas al año (14 millones en cada CCAA), las cifras que ellos declaran son las que aparecen en el cuadro 3:

Cuadro 3

cuadro3

Los casos detectados en los países de origen de los turistas extranjeros son los mismos detectados que en Canarias si tomamos como referencia estos dos años, 2015 y 2016 (10 + 9 en Baleares frente a 14 +5 en Canarias durante esos dos años), sin embargo Baleares declara, además, muchos más casos en la población autóctona, que, además, viene a ser la mitad de la que habita en Canarias.

El total de casos declarados en Baleares arroja cifras 10 veces superiores a las de Canarias en la población general y no parece plausible.

La diferencia entre los datos de la legionelosis detectada en extranjeros y las que declaramos nosotros está en quien hace el diagnóstico: si lo hacen los servicios de epidemiología de otros países, tenemos las mismas tasas que Baleares en relación a los turistas que nos visitan, pero si el diagnóstico y la declaración dependen de nosotros, Baleares presenta un incremento del 1000 por 100 frente a Canarias.

Y me pregunto ¿puede que de verdad nuestras cifras sean realmente bajas? Hay situaciones climatológicas, de tipo industrial, demográficas o de capacidad de control sanitario que justifican esta diferencia tan importante.

Para responder a esta pregunta lo que he hecho es analizar otros datos indirectos que pueden ayudar a plantearnos hipótesis.

Sabemos que la legionelosis representan aproximadamente el 7 % de las neumonías no hospitalarias y una cifra similar en las que son declaradas como neumonías intrahospitalarias (ver los dos cuadros siguientes de estudios publicados, el primero sobre neumonías nosocomiales en varios centros, nacionales e internacionales, y el segundo sobre las neumonías adquiridas en la comunidad).

Cuadro 4

cuadro4

También podríamos pensar que tenemos menos casos de legionelosis en Canarias porque hay menos neumonías en general debido a nuestro clima o a otras circunstancias o que las infecciones hospitalarias con menores en Canarias que en otras comunidades autónomas. Veamos los datos reales.

Gráfico1

grafico1

 

En este gráfico, publicado por el Ministerio de Sanidad, se muestra la mortalidad por neumonía en la población general. Podemos comprobar cómo, comparados con Baleares (línea azul) y con la media española (línea naranja), Canarias (línea celeste) presenta un 40 % de exceso de mortalidad por neumonías, y parece que la distancia aumenta durante los últimos años.

Y, a nivel hospitalario ¿será que tendremos menos infecciones hospitalarias?.

En los siguientes cuadros vemos que el porcentaje de infecciones nosocomiales en Canarias fue en 2012 el mayor de España (los años posteriores ha continuado teniendo cifras por encima de la media, al igual que Baleares). También sabemos que de éstas, entre el 20 y el 23 % son infecciones respiratorias.

Grafico 2

grafico2

Dicho de otro modo:

Los datos no son creíbles.

Canarias tiene una de las cifras más altas de mortalidad por neumonías de toda España, así como la más alta de infecciones nosocomiales y, tanto en la neumonías adquiridas en la comunidad como en la hospitalarias, está demostrado que la legionelosis representa un porcentaje no despreciable por lo que cabría esperar que nuestras cifras de legionelosis sean superiores a la media. Pero, a pesar de estas cifras, tenemos las tasas más bajas de legionelosis en hospitales y en la población general de toda España.

Por el contrario, cuando el diagnóstico es realizado fuera de España en la población turística, las cifras de Canarias son similares a las de las Islas Baleares.

El problema es, sin duda, un problema de correcto diagnóstico y vigilancia epidemiológica. Que los médicos busquen e investiguen pues la realidad es que nuestra gente muere más de lo que cabría esperar por neumonías y tenemos cifras muy altas de infecciones hospitalarias.

Estoy convencido de que si se hiciera un correcto diagnóstico en Canarias no se declararían 10 o 15 casos anuales, sino entre 150 y 200 cómo mínimo.

Si tenemos en cuenta que la mortalidad por legionelosis es del 5 al 20 %, y de que se puede prevenir, no estamos ante un problema baladí y las medidas preventivas que podamos aplicar no son un esfuerzo inútil y la primera medida, sin duda alguna, es mejorar su diagnóstico y detección; conformarnos con datos poco creíbles no es inteligente ni ayuda.